• Por Equipo 25

"Para poder tener políticas públicas diversas, hace falta tener una mirada integral"

Esta semana tuvimos la oportunidad de conversar con la compañera Claudia Neira, actual legisladora y presidenta de la comisión de Espacio Público de la Legislatura Porteña.

En su segundo mandato como Legisladora Porteña, Claudia Neira preside la Comisión de Espacio Público de la Legislatura. Esta comisión debe lidear día a día con uno de los ministerios de más peso de dentro de la Ciudad de Buenos Aires: El Ministerio de Espacio Público e Higiene Urbana. Nos cuenta cómo es tratar con una de las áreas prioritarias en el presupuesto de Cambiemos en medio de la cuarentena. 

Equipo 25: En la Legislatura Porteña presidís la comisión de Espacio Público. ¿Qué proyectos querías encarar cuando asumiste ese rol y qué tuviste que replantear en situación de COVID?

Claudia Neira: Al principio, cuando ingresamos a la comisión, estábamos en un momento de mucho análisis y mucho estudio. Notábamos que en esta ciudad lo que faltaba era un modelo, el cómo planificar el uso del espacio público. No había una planificación, no había un proyecto basado en información. Y nuestra idea inicial era estudiar realmente lo que pasaba en la ciudad en referencia a estos temas. Pero como sabemos, sucedió, y nos sucedió a todos, la cuestión del coronavirus.

Y la primera reacción fue quedarse un poco como “bueno, ¿y ahora qué?”. Pero después nos dimos cuenta que en realidad, una de las áreas que más estaban trabajando otras ciudades que ya habían enfrentado al virus, era la de Espacio Público. Porque en realidad lo que hay que pensar es el Espacio Público en esta nueva normalidad que es la cuarentena. Toda esta pandemia y post pandemia implican repensar la intervención del Estado en el espacio público, el modelo de ciudad, el modelo territorial, te diría que casi todo lo que no se pensó antes, había que pensarlo ahora.

Venimos trabajando en una idea que estamos intentando discutir con el Ministerio de Espacio Público de la ciudad, con el cual tenemos muy buen diálogo, pero nos está costando avanzar con algunas cosas que nosotros consideramos indispensables y ellos hoy tal vez no ven tan necesarias. Nosotros creemos que es indispensable un plan integral para el Espacio Público en este momento, que no se pueden tener acciones espasmódicas, que hay que tener planificación, hay que tener un diagnóstico. Cada medida que se tome tiene que ser con datos, con evidencia, tiene que ser monitoreada y tener herramientas para hacer ese monitoreo, porque las medidas son pruebas y hay error. Creemos también que hay que tener un sistema de comunicación de cada una las medidas porque si no te pasa como con el ensanchamiento de veredas: ensanchas las veredas y la gente no sabe para qué. La gente no camina por las veredas ensanchadas. Entonces queda claro que si no comunicás, no sirve de nada.

E25: ¿Cuáles son las políticas que sentís que están faltando encarar en contexto COVID-19 en relación al uso del espacio público?

CN: Básicamente creo que lo falta es un plan integral, como decía recién, al margen de las acciones puntales.

Las decisiones tienen que estar justificadas con datos. Como cuando se cerró Avenida Belgrano porque supuestamente había aglomeraciones de gente y hoy se vuelve a abrir después de que hubo protestas en la calle. Nosotros creemos que hay que hacer un trabajo mucho más preciso y serio del que se viene haciendo, que para eso se necesita un plan, y éste debe ser integral. Nosotros agregamos otro proyecto de ley que nos resulta muy importante: la creación de un comité de expertos. En Madrid se hizo, y en muchas otras ciudades también. Se convocaron urbanistas, especialistas en ambiente, en trasporte, a fin de asesorar para poder tomar las mejores medidas y ver las decisiones de apertura, cuándo hay que restringir y cuándo volver para atrás. Para esto es indispensable que no estén solo los que hoy ya están en el Ministerio sino también especialistas, personas expertas en la materia como José María Ezquiaga con quien tuvimos una charla muy interesante. Es un asesor del Ayuntamiento de Madrid, que es miembro del comité de expertos y hoy se dedica a asesorar a Madrid en la apertura de las actividades y eso es lo que queremos que pase en la Ciudad de Buenos Aires.

Creo que sin planificación y sin un comité de expertos que guíen esa política va a ser muy difícil poder tener un acierto en la apertura del aislamiento.

E25: En base a lo que sucedió en el Parque Centenario y otros espacios verdes con la gente que salió a correr, ¿cuál es tu lectura sobre el manejo del espacio que hubo y cómo influyó la falta de espacios verdes?

CN: Creo que ahí tomó una medida con los runners que para decidirla vos necesitás tener un análisis de cuál es la distancia que existe entre cada vecino de la ciudad y su espacio verde más cercano. Sino lo que estás haciendo, es tomar medidas sin tener en cuenta la realidad de la ciudad. Se abrieron solamente los espacios verdes y hay gente que está muy lejos de ellos. Y cuando la gente se agolpó, porque obviamente fue gente que está mucho más lejos de lo que tenía que estar, se abrieron las calles aledañas y no se consideró otra proximidad de cercanía con la gente que le falta un espacio verde cerca. Esta situación, tiene que ver, nuevamente, con la falta de dato.

E25: Vos venís siguiendo mucho el tema del operativo en hoteles. ¿Cómo ves que lo está desarrollando la ciudad y cómo está manejando los casos positivos?

CN: A mí lo que me preocupa de los hoteles es la falta de claridad sobre la organización del sistema. Creo que no está clara cuál es la autoridad de aplicación, si es el Ministerio de Salud de la ciudad o quién es. No está claro quiénes son las autoridades que lo rigen. Hay un sistema de voluntariado que puede tener mucha buena voluntad de los empleados que se suman, de los diputados y asesores de la Legislatura, pero la verdad es que no hay personal especializado o capacitado que tenga las herramientas, controles, seguros y condiciones laborales. A mí me preocupa mucho el sistema tal como está pensado, porque creo que de ahí viene algún tipo de falla que hace que en algunos casos la gente no se sienta contenida. No se contemplan los problemas psicológicos que puede tener la gente respecto del encierro entonces no hay una contención adecuada. Claramente en algunos barrios funciona, y en el caso de los barrios populares es necesario sostener un sistema que permita el aislamiento porque con los niveles de hacinamiento que tiene la gente en sus hogares se hace muy difícil poder sostener el distanciamiento y el aislamiento en caso de personas contagiadas. Incluso sobre familiares y contactos estrechos que no pueden hacer un aislamiento correcto en determinados lugares que no cumplen con las condiciones para hacerlo.

E25: ¿Considerás que las medidas que está tomando el GCBA contemplan de igual modo las necesidades de todos los sectores de su población?

CN: Para poder tener políticas públicas diversas, justamente hace falta tener una mirada integral. Cada barrio tiene sus características y dentro de cada barrio hay diversidades. Cada manzana tiene sus problemáticas de acceso al espacio público, espacio verde, problemáticas de inseguridad y salud. No es lo mismo hacer el aislamiento o cuarentena en un barrio popular que en el barrio sobre Avenida Libertador, con diferente acceso al espacio verde, y con otra posibilidad de distanciamiento social. Es por ello por lo que hemos hecho tanto hincapié en poner una mirada sobre la diversidad y sobre los barrios populares. Teniendo protocolos sobre los barrios populares que aborden la diversidad, no con un criterio de cuarentena comunitaria, en el que la gente quede dentro del barrio y listo; porque eso no es posible, ha quedado demostrado que la gente se termina contagiando, entrando y saliendo del barrio. Como adentro no hay política de distanciamiento, el virus se multiplica. Lo que sí es necesario, es una política de criterios claros de actuación para los casos de contagio, pero también hacen falta acciones que prevengan los contagios incluyendo el espacio público y que se contemplen medidas de distanciamiento social.

Podemos por ejemplo pensar en las villas: establecer niveles de circulación más ordenados de los que existen, para que la gente, en pasillos muy estrechos tenga una circulación de única mano o de las manos señaladas, evitando que tengan que estar chocándose permanentemente. Se puede establecer el funcionamiento de los comercios hacia adentro de las villas; como asimismo instituir múltiples sistemas de acceso a la prevención en los comedores comunitarios, con medidas de prevención y de higiene que hay que implementar. Nosotros venimos proponiendo la instalación de lavamanos, que en barrios donde escasea el agua, son mucho más necesarios todavía. Me parece que se puede hacer mucho y que pensar la ciudad integralmente implica justamente tener un diagnóstico que aborde toda la diversidad que tienen los barrios de la ciudad.

E25: Se empezó a discutir en la Legislatura la implementación del protocolo de interrupción legal del embarazo y fuiste parte del apoyo a la medida. ¿Qué evaluación hacés sobre esto?

CN: Respecto del protocolo ILE, nosotros tuvimos un primer proyecto del Bloque del Frente de Todos, que hicimos entre todas las compañeras legisladoras del bloque y me tocó encabezar. Realmente fue un orgullo que las compañeras me dieran esa responsabilidad, pero luego decidimos que era más importante lograr el consenso y ser parte de un texto que pudiera ser acordado entre todas las mujeres y también los varones: todos los diputados y diputadas de esta Legislatura. Sobre todo, trabajado en el marco de la campaña, que viene siendo un trabajo importante porque es una gran mediadora de las diferentes perspectivas, lo que resulta estratégico para poder avanzar en este tema. Ahora ya se empezó a tratar en comisión, y esperamos que se apruebe porque es una deuda pendiente en una Ciudad en la que durante los últimos años han habido algunos avances en materia de interrupción legal del embarazo en varios hospitales, pero se requieren criterios de actuación claros, para que no quede librado a la voluntad o a la decisión de los operadores de la salud. Debe ser realmente sea una política pública clara de parte del Gobierno de la Ciudad.

E25: ¿Qué rol creés que debe cumplir la militancia ante el contexto actual?

CN: Me parece que el rol de la militancia siempre tiene que ser, en primer lugar, el compromiso con todas las necesidades que tienen nuestros vecinos y nuestras vecinas. Empezando por los que más padecen, con empatía con el sufrimiento de los que menos tienen, de los que peor la pasan, de los más pobres, de los más vulnerados y de las más vulneradas, -no olvidemos que las mujeres siempre tienen estas vulneraciones de derechos múltiples agravadas por su género-. Y por supuesto, en este momento, los y las militantes deben tener el compromiso con todos los que hoy están soportando esta pandemia terrible, no solo aquellos contagiados que la están pasando mal, sino también todos los que están sufriendo en su actividad económica: los comerciantes, las pymes, los asalariados, y sobre todo con los informales, los profesionales, los abogados. Todos los que tienen que hacer un ejercicio de la profesión libre y hoy están con grandes dificultades.

Nosotros como oficialismo a nivel nacional, tenemos que ser un gran nexo entre el Estado y los argentinos y las argentinas; los porteños y las porteñas, para que siempre el Estado esté más cerca y pueda llegar a tender una mano a tiempo.

Creo que es importante no dejar el compromiso, nunca dejar de empatizar con lo que le pasa a la gente, teniendo sensibilidad aunque, en estos momentos sobre todo, muchas veces duela.