• Por Lic. Aníbal Scharovsky - Director de la Escuela de Movimiento y Director de la Formación en Yogaterapia de Maas Yoga

Perón y el Yoga

“El peronista trabaja para el Movimiento” (20 Verdades Peronistas)

“Me hice peronista porque no se puede ser feliz en soledad” Leonardo Favio

El 21 de junio se celebra el Día Internacional del Yoga, por eso en esta oportunidad quiero compartirles un texto publicado el año pasado que tuvo sorprendentes repercusiones por referirse a una temática de la que poco se ha escrito: Perón y el Yoga.

Aparte de la sorpresa y el desconocimiento de que Perón hablaba de Yoga y espiritualidad en los 60, los comentarios se dividieron como siempre que se lo nombra. Muchísimos profesores y practicantes agradecieron y se emocionaron de poder sentir la unión entre el Yoga que tanto amaban con el General Perón, y a través de él con una presencia política y social que los ligaba a su sociedad en vez de desconectarlos en una burbuja. Muchos manifestaron haber sentido siempre una especie de contradicción -o difícil convivencia- entre ser sujetos políticos activos y la mística del Yoga.

Otros, por supuesto, protestaron indignados sobre como “mancillábamos” la pureza y espiritualidad de esa práctica asociándola a la política. “¿Hitler hacía Yoga?” nos preguntaron. La indignación de los gorilas no sorprende a nadie, pero era interesante que el eje del debate rápidamente se desplazó de Perón sí o no a la cuestión de si era requisito dejar lo mundano y la política de la sociedad en que vivimos para “crecer espiritualmente”.

El mundo del New Age y sus infinitas prácticas de “mejoramiento del Yo” llevan muchas veces a encontrarnos con personajes que buscan su propia iluminación en medio de una oscuridad que parece no afectarlos. “Si yo me ilumino a través de mi luz, la sociedad se va a beneficiar” pareciera ser el lema. Bajo tantas prácticas existentes de “abandono del ego” se esconden muchas veces personas poco solidarias o muy desconectadas de su entorno social. ¿El camino del espíritu debe ser solitario y debo retirarme cual monje de mi sociedad? ¿O puedo meditar y cuidar mi cuerpo y mi salud sin que eso sea un beneficio de clase? ¿Cuál es el nivel de conexión/desconexión exacto para desarrollarme en ambos mundos?

No es un debate que se pueda saldar ya, pero resulta interesante darlo y promover la unión de ambos mundos en cada uno. Espiritualidad y materia. Perón y el Yoga. Porque Yoga quiere decir eso justamente: Unión. Y porque Perón ya recomendaba su práctica en los 60.

Artículo original del 21/6/19:

PERON Y EL YOGA

Cuando nombro a Perón en una de mis clases generalmente hay risas y todo tipo de caras, pero hoy, en el Día Internacional del Yoga, les comparto con cariño (y humor) algo que seguramente desconocen.

Declaraciones de Juan Domingo Perón a la Revista 7 Días en diciembre de 1968 y a la Revista Somos 1970.

"Siendo muchacho practiqué la filosofía Yoga e hice educación física yoguista. Eso fue para mí una escuela extraordinaria. Soy un convencido de que nosotros, los occidentales, somos fuertes en los valores materiales, mientras que los orientales son fuertes en los valores espirituales. Cuando comencé a practicar los ejercicios del método Yoga, me sentí otro hombre. Hay un proceso de educación y autodominio sobre el individuo que uno debe practicar..."

"La mansedumbre y la prudencia no suelen ser buenos remedios contra la nostalgia. No cabe duda -acepta el General-. Es la enfermedad crónica del exiliado. Pero yo tengo mi propio antídoto: el Yoga. No hay éxito que me entusiasme mucho ni fracaso que me aplaste demasiado; yo someto todo a mi voluntad. Creo que en estos trece años he llegado a convertirme en faquir…”.

Respecto al Yoga Nidra afirmó: “El primer paso -explica- consiste en concentrar la atención sobre los dedos de los pies. Inmediatamente, hay que comenzar a actuar con la mente sobre los músculos lisos, esos que no se pueden controlar voluntariamente. Cuando el primer objetivo está logrado hay que ir ascendiendo lentamente hasta llegar a la cabeza, que es el último paso para conciliar el sueño. Yo no necesito ir tan arriba: a los tres minutos de estar en la cama, siento que no tengo más piernas, y apenas llego con mi acción mental a la cintura, ya estoy roncando. Normalmente duermo unas seis horas: los viejos no necesitamos más…”

Si alguno se irritó con este escrito, le recomiendo profundizar en su práctica hasta poder trascender ciertos enojos mundanos.

Feliz día y feliz práctica para todos aquellos que sienten el Yoga como parte de sus vidas y su camino.

Y por supuesto, para cerrar les recomiendo como osteópata que realicen su práctica de hoy (y siempre) sin excederse y con cuidado, acorde a como dijo el General Perón en una de mis frases favoritas: "todo en su justa medida y armoniosamente".

En Maas Yoga se brindan clases gratuitas todas las semanas. Quienes atraviesan problemas económicos abonan lo que esté a su alcance y se beca a víctimas de violencia de género. Existen muchos profesores y escuelas con este tipo de iniciativas. Destacamos y valoramos proyectos como el del grupo Moksha de Yoga en la cárcel.

Creemos que podemos crecer y mejorar sin olvidar de dónde venimos.

Yoga significa Unión. Unión de mi cuerpo, mente y espíritu. Unión con mis hermanos.

Ya lo dijo el General: primero la Patria, pero luego… el movimiento. A moverse, compañeros, a practicar.