• Por Jose Luis Pascuet

La derecha visible

La posición de Mauricio Macri expresada en esa pseudo entrevista con Álvaro Vargas Llosa, muestra a las claras y sin dobleces la ideología que profesa el ala dura de la oposición y que el expresidente continúa liderando, sin lugar a dudas.

Un pensamiento extremo y sesgado al que seguramente alguna parte de la población responde por intereses de clase o por la inercia que todavía generan los medios de comunicación hegemónicos.

Sin embargo una posición tan clara y transparente es una ventaja que no debería dar lugar a confusiones. Un personaje que se dice republicano y ejerce con entusiasmo el espionaje interior, que dice defender la propiedad privada de empresas estafadoras a quienes los bancos nacionales financiaron generosamente y que además denuncia falta de independencia de la prensa cuando es imposible tapar las complicidades de su inteligencia con las empresas de medios más concentradas.

La clase media (o lo que va a quedar después de la pandemia) hoy tiene a la vista dos posturas claras. Ya no se trata de peronistas o antiperonistas o de estar de uno u otro lado de la grieta.

La disyuntiva es si la mayoría quiere seguir siendo democrática o le vamos a volver a dar el poder a dirigentes que representan ideologías más cercanas al siglo XIX, claramente identificados como los gobiernos del estilo de Brasil o Estados Unidos.

La decisión es nuestra. Que nadie se llame a engaño.